top of page

Explorando la Innovación: Cirugía artroscópica de Labrum

La cirugía artroscópica para reparar una rotura del labrum en la cadera es un procedimiento altamente especializado que ofrece ventajas significativas en términos de invasividad y recuperación en comparación con las técnicas quirúrgicas más tradicionales. A continuación, se describe el procedimiento paso a paso, junto con las razones de por qué el método artroscópico es considerado menos invasivo.





  1. Preparación del Paciente: Antes de la intervención, el paciente es sometido a una evaluación preoperatoria exhaustiva, incluyendo pruebas de imagenología como resonancia magnética para diagnosticar la rotura del labrum. Se administra anestesia general o regional según la evaluación médica y las preferencias del paciente.

  2. Acceso a la Articulación con Incisiones Mínimas: Se realizan pequeñas incisiones quirúrgicas, generalmente de menos de un centímetro de longitud, para permitir la entrada del artroscopio y de otros instrumentos quirúrgicos especializados. Estas incisiones mínimas reducen el trauma a los tejidos circundantes.

  3. Inserción del Artroscopio: El artroscopio, una pequeña cámara con iluminación y una lente de alta resolución, se introduce a través de una de las incisiones para proporcionar una visualización clara del interior de la articulación de la cadera en un monitor.

  4. Exploración y Diagnóstico: Se realiza una exploración minuciosa de la articulación para evaluar la extensión de la rotura del labrum y cualquier otro daño asociado. Esto guía al cirujano en la planificación de la estrategia de reparación más adecuada.

  5. Reparación del Labrum: Utilizando instrumentos especializados a través de las pequeñas incisiones, el cirujano repara la rotura del labrum mediante la aplicación de suturas para unir los fragmentos de tejido, restaurando así la anatomía normal de la articulación.

  6. Cierre de Incisiones: Una vez completada la reparación, las pequeñas incisiones se cierran con suturas o adhesivos cutáneos. Estos cierres minimizan las cicatrices visibles y disminuyen el riesgo de infección.

Ventajas del Método Artroscópico: La principal ventaja del abordaje artroscópico es su naturaleza mínimamente invasiva, que implica menos daño a los tejidos circundantes, menor dolor postoperatorio y una recuperación más rápida en comparación con las cirugías abiertas tradicionales.


Recuperación: La recuperación puede variar según la extensión de la rotura y la respuesta individual del paciente. Sin embargo, en muchos casos, los pacientes pueden comenzar con fisioterapia después de unas semanas y retomar gradualmente las actividades normales en un plazo de varias semanas a meses.


Recomendación Final: Dada la complejidad de la cirugía y la importancia de una atención integral, se recomienda buscar la asesoría y el tratamiento de una dupla de médicos altamente especializados en cirugía ortopédica y artroscopía, con experiencia en el abordaje de lesiones del labrum de la cadera. Este enfoque colaborativo puede mejorar significativamente los resultados y la experiencia general del paciente.



28 views0 comments

Recent Posts

See All

Kommentare


bottom of page